Yuca (kilo)

3,99

Características

¿Cómo preparar la yuca?

Para poder apreciar el sabor y la textura de la yuca y evitar sus riesgos para la salud, es importante cocinar este tubérculo. Para ello, existen múltiples y variadas recetas.

En guisos y estofados: Si se corta en dados, se puede incorporar a guisos y estofados igual que se haría con las patatas. Así se le da más consistencia al caldo y se le añade una textura diferente. También podéis probar la yuca en platos de carne, verduras o pescados, encontrando así las combinaciones que más se adapten a vuestros gustos y preferencias.

Cocida: La yuca se puede preparar cocida en agua, durante unos 30 minutos, para lograr que se ablande y poder tomarla como si fuera una patata cocida. Después, podéis añadir especias y aderezos para que gane sabor. Esta es la manera en la que se prepara la yuca con mojo, típica de Cuba, una receta que baña este tubérculo con una mezcla de aceite, ajo y lima o naranja.

También se puede triturar o machacar para elaborar un puré, aportando así una textura diferente. Después solo habría que mezclarla con aceite, mantequilla, queso y/o especias para saborizarla y que quede más gustosa.

Al horno: Usando el horno se pueden crear elaboraciones en las que la yuca consiga un toque asado y muy sabroso. Si se pela, se corta en finas láminas, se adereza y se hornea, durante unos 15 minutos a 180ºC, se pueden hacer unos chips saludables, crujientes y ricos que sirvan como aperitivo o entrante. Una alternativa menos calórica que la fritura, pero con un resultado muy similar. Con la yuca también se puede elaborar un tipo de harina, con la que hacer pan o dulces artesanales. Así se crea el pandeyuca, típico de Latinoamérica, en el que se mezcla con queso, huevos, levadura y sal.