Fresas Blancas

15,00

Características

Fresas Blancas (Huelva) Caja 600 Grs.

Las fresas blancas tienen un curioso sabor exótico, similar a una mezcla de fresas y piña. Se les conoce como Pineberry, baya y piña. En Japón se les denomina shiroi houseki, es decir, ‘joya blanca’, debido a que su color es totalmente blanco con pequeños puntos rojos y hojas verdes. Incluso posee una celebración anual, la fiesta de la frutilla blanca, que se celebra desde 1.984 en Contulmo, al sur de Chile.

Aunque ha empezado a sonar en estos últimos años, se trata de una fruta ancestral de los bosques sudamericanos, en concreto, de Chile. Así, recibe el nombre de frutilla o fresa chilena, frutilla de la costa de Chiloé, archipiélago al sur de Chile, o frutilla de arena.

Su curioso color blanco es consecuencia de la deficiencia de una proteína que impide que adquiera el color rojo característico de las fresas que consumimos habitualmente. Su parte exterior toma un aspecto de color rosado tenue y en su interior, un blanco radiante. Una docena de fresas blancas puede superar los 60 euros en el mercado.

La fresa blanca es el resultado de un cruce de dos variedades americanas de fresa: Fragaria virginiana y Fragaria chiloensis, fruto de la casualidad. Cuando su cultivo estaba a punto de perderse, unos agricultores holandeses introdujeron este híbrido de fresa, denominado Fragaria (fresa) x ananassa (piña), para no acabar con esta fruta. Holanda es el país donde más se cultivan.

Las fresas contienen más vitamina C que las naranjas, potente antioxidante, fuente de fibra, potasio, vitamina A, ayuda al sistema inmunológico y a la digestión. Además de sus beneficios para nuestro cuerpo, se pueden preparar postres, batidos o cócteles con esta fruta.

A los mercados de China y Japón les gusta mucho estas extravagantes frutas, incluso llegan a ser un regalo, como ha ocurrido con las manzanas o las sandías cuadradas, que han causado furor, o con diferentes formas, alcanzando precios estratosféricos.